Estado de #flujo: 5 acciones de sentido común para mejorar la #Productividad

13 noviembre, 2019 0 Comentarios /
947 VISUALIZACIONES

¿No te ha pasado en el trabajo que se te pasan las horas al encontrarte absorto en una tarea, enfocado en ella, aislado del entorno, y con conciencia de control absoluto sobre la actividad que realizas? Era una de esa clase de tareas con objetivos claros y alcanzables, que tienen un grado de dificultad moderadamente desafiante, tareas para las que tú dispones de las competencias adecuadas para finalizarlas con éxito. Las acometes, las resuelves bien y eso te reconforta para seguir en la brecha, retroalimentado, casi en un estado de trance. Y lo más importante, logrando una alta productividad.

“Las pasiones son como los vientos, que son necesarios para dar movimiento a todo, aunque a menudo sean causa de huracanes”

Bernard Le Bouvier de Fontenelle (1657 – 1757), escritor y filósofo francés.

 

Lo que te ocurría es que te encontrabas en “Estado de Flujo”, un concepto acuñado por el Doctor en Psicología Mihály Csíkszentmihályi, profesor en la Universidad de Claremont (California-USA). Se refiere a un “estado mental operativo en el cual una persona está completamente inmersa en la actividad que ejecuta”. Durante este estado se disfruta de una alta sensación de implicación con la tarea y de éxito en la realización de la actividad. Se experimenta un largo catálogo de Emociones Positivas: Alegría, Interés, Orgullo, Diversión, e incluso, Amor.

Disfrutar de estas emociones hace muchísimo más llevaderas las tareas. Aplicar estos fundamentos al mundo del trabajo hace obligada la referencia al conocido dicho de Confucio:

“Elige un trabajo que te apasione y no tendrás que trabajar ni un solo día en tu vida” 

Tareas en estado de flujo: el elixir de la Productividad

Imagina que la organización es capaz de crear un entorno y unos procedimientos que sean susceptibles de desgranarse, en el mayor grado posible, en tareas que contengan facilitadores para la aparición de componentes de un estado de flujo. Hace necesario estudiar cada una de las tareas para buscar el método más alineado con esta fórmula de trabajo, convirtiéndolas en Tareas pro-flujo.

Los departamentos de Recursos Humanos estaríamos contribuyendo decisivamente al negocio implantando este tipo de estrategias. Los beneficios serían fantásticos para la organización: incremento del Compromiso Organizacional y de la Motivación, mejora del Clima Laboral, y, sobre todo lo anterior, un aumento de la Productividad. ¿Quién dudaría en implantar una filosofía de trabajo de máximo rendimiento y disfrute? 

Como facilitar el Estado de Flujo en la empresa

  1. Las tareas deben constituir desafíos que requieran habilidades suficientes para que supongan un reto alcanzable, una especie de punto intermedio entre el aburrimiento y la inquietud. Últimamente la gamificación está encargándose de esta labor, aunque siempre será necesario que Recursos Humanos realice una buena selección de trabajadores.
  2. La tarea debe promover la concentración y el enfoque, de modo que el trabajador pueda centrarse en un campo muy limitado y concreto de atención. Los métodos de trabajo y las herramientas deben diseñarse orientados a este objetivo.
  3. Los objetivos deben estar claramente establecidos, y el trabajador debe ser conocedor de lo que se espera de él con anterioridad a la ejecución de la tarea correspondiente. Es lo primero para asumir como propios los objetivos, comprometerse sin reservas.
  4. Es necesario que la tarea permita al trabajador evaluarse a sí mismo, de forma directa e inmediata, valorando si la actividad de la que se trate, se está haciendo bien o mal. Conviene que esta verificación esté lo más automatizada que sea posible.
  5. Los espacios de trabajo y los métodos de trabajo deben diseñarse para evitar las distracciones, de forma que cuando el trabajador esté en situación de flujo, se excluya toda la información que ocupe la cabeza y que no sea de utilidad para lo que se está realizando. 

La experiencia autotélica y el salario

El estado de flujo se relaciona directamente con la experiencia autotélica: aquella en la que la recompensa obtenida se deriva del mismo acto de realizar la actividad. Una persona autotélica necesita pocas posesiones materiales y poco entretenimiento, comodidad, poder o fama, porque ya se encuentra satisfecha con lo que hace. Es más autónoma e independiente porque no puede manipularse tan fácilmente con amenazas o recompensas externas. Al mismo tiempo, está más involucrada con todo lo que los rodea porque está completamente inmersa en la corriente de la vida”.

“Cada uno de los movimientos de todos los individuos se realizan por tres únicas razones: por honor, por dinero o por amor”

Napoleón I Bonaparte (1769 – 1821), militar y estadista francés

Entonces, ¿podemos trabajar por amor al arte?, ¿nos centramos en la empresa sin más en la promoción de tareas que den paso a un estado de flujo? Pues la respuesta es no. En el mundo del trabajo, la autotelia tiene que dejar paso a la retribución, ¿o conoces a alguien que trabaje gratuitamente?

Lo razonable es abonar salarios a los trabajadores en cantidad proporcional a su contribución al negocio. La Valoración de Puestos de Trabajo es la técnica que Recursos Humanos debe dominar a estos efectos. Hace poco tiempo leí sobre esas empresas sexis que despiertan el deseo (de trabajar en ellas) pero no necesariamente el amor (cuando el talento forma parte de la empresa”. Cuando en la empresa todo pasa por crear tareas pro-Flujo, en invertir en espacios de trabajo modernos, cómodos y funcionales, en una marca de empleador atractiva, y por otro lado mostrar disonancias como un sistema retributivo que no recompense el esfuerzo, o un discurso corporativo que no coincida con la realidad de la organización, o la falta de un propósito inspirador con el que alinearse, al final el Talento busca camino hacia otros lares. En conclusión, Recursos Humanos, como área impulsora del cambio, debe convertirse en un departamento interventor que vigile que se establezca un balance entre las acciones pro-Flujo y las recompensas ofrecidas.

Contar con consultores o con personal experimentado en Gestión por Procesos y en Organización y Métodos es imprescindible para el diseño de estos procedimientos. No te la juegues, porque si consigues hacer disfrutar a tus trabajadores, la productividad será el R.O.I. del Flujo. Como dice Emilio Duró:

“Sólo te cansará aquello que no lo disfrutes. Sólo te cansará aquello donde no le pongas pasión. Sólo os cansará aquello donde hagáis algo que no os llena”

Imagen: Marlene Velázquez