Cómo incrementar la Productividad a través de las Emociones Positivas


“Las emociones son como caballos salvajes. No son explicaciones que nos ayudan a seguir adelante sino nuestra voluntad de seguir adelante”

Paulo Coelho, novelista, director, actor, periodista y compositor brasileño nacido en 1947.

La organización es un ecosistema habitado por personas cuyo desempeño y productividad se ven influidos por las emociones, las suyas, las de sus compañeros y las de la organización. El correcto manejo de estas determinará un mayor y mejor desempeño.

Las Emociones positivas

La Teoría de ampliación y construcción de emociones positivas de Barbara Fredrickson, profesora de la Universidad estadounidense de North Carolina, e investigadora del Laboratorio de las Emociones Positivas y la Psicología , enuncia que las emociones tienen una función adaptativa:

  • Las emociones negativas (Miedo, ansiedad, ira), nos preparan para una reacción inmediata, la supervivencia en una situación de peligro, obcecan a la persona y no le permite tener una visión de las posibles soluciones alternativas a un problema.
  • Las emociones positivas (Alegría, gratitud, serenidad, interés, esperanza, orgullo, diversión, inspiración, asombro y amor), tienen un efecto diferente, abren las miras, y ofrecen vía libre a otras posibilidades. Además, no son inmediatas, dotan de nuevas competencias a la persona que podrán ser puestas en práctica en la siguiente situación adversa que se deba afrontar. Las personas emocionalmente positivas, se sienten bien, son más sanas y tienen mayor longevidad.

Efectos de las emociones positivas

Los tres efectos o consecuencias de carácter secuencial, que generan las emociones positivas son:

  • La ampliación: amplían las tendencias de pensamiento y acción.
  • La construcción: a partir de la anterior, se favorece la adquisición de recursos personales para enfrentarse a las adversidades.
  • La transformación: a partir de la construcción, entre otras capacidades, se aumenta la creatividad de la persona, su capacidad de integración social y su resiliencia. Esta transformación provoca sinergias que se retroalimentan de forma que se generan nuevas emociones positivas.

Esta teoría se ha aplicado al genérico campo de la Autoayuda, y se han comprobado los beneficios de la aplicación de las emociones positivas en pacientes, muy especialmente, con patologías de tipo cardiaco.

“El objetivo de este artículo es argumentar cómo el correcto manejo de las emociones positivas en la empresa, genera una mayor satisfacción laboral (Felicidad) que revierte en un aumento de la productividad, como ya he propuesto en un post anterior

  

Prescripción de terapias para el fomento de las 10 emociones positivas

  1. La Alegría en la empresa

Celebrar de forma sincera los grandes y pequeños éxitos de la organización, hacer partícipes a los empleados, es el primer paso para generar la alegría colectiva. Un nuevo contrato, un nuevo producto, una incorporación, una despedida…, cualquier hito es una oportunidad de generar alegría.

Javier Fernández Aguado, presidente del Grupo MindValue y reconocido internacionalmente como un experto en Gobierno de Personas y organizaciones, en su modelo organizacional “Feelings Management”, referido a los estados emocionales en las organizaciones, define la alegría como “el estado emocional en que los equipos se desarrollan en la proactividad, el esfuerzo, el compromiso (Optimismo) y la motivación de logro (Satisfacción). Su iniciativa y flexibilidad favorece su orientación al cambio y su notable motivación determina la búsqueda del desafío constante y el interés por la mejora y la innovación (Euforia)”.

En la mayoría de las organizaciones, la celebración (¿?) se limita a una comida anual de Navidad en la que todos permanecen rígidos, con la sonrisa y postura forzada para la foto de recuerdo. Celebremos cualquier cosa, lo más absurdo, la alegría lo merece.

  1. La Gratitud mutua

En la mayoría de definiciones de cultura organizacional se expresa la importancia de los recursos humanos como uno de los Valores principales, pero, ¿la empresa se lo cree realmente?

El líder debe preocuparse continuamente por el trabajador, por sus problemas personales, por sus inquietudes de carrera, por sus necesidades en general. Forma parte de sus funciones “ordinarias”.

Cualquiera agradece que se esté pendiente de su bienestar. En la mayoría de las empresas, con suerte, sólo se pregunta por esto al trabajador en la entrevista de evaluación semestral o anual. No olvidemos que la empresa también debe dar sinceras gracias al trabajador por su esfuerzo y por su dedicación.

  1. La Serenidad necesaria

Se consigue compartiendo los objetivos estratégicos con el trabajador. Cuando éste sabe lo que se espera de él, puede planificarse. Normalmente nadie tiene clara la misión de su puesto, simplemente tiene en mano su extintor buscando un fuego que apagar.

Los ambientes laborales serenos permiten un desarrollo de tareas con mayor calidad. La incertidumbre y las prisas ocasionan lo contrario, y nuestros clientes lo van a percibir. Una coyuntura de presión por eventuales plazos o cargas de trabajo, es soportable en cortos periodos, pero no puede ser sostenida en el tiempo.

  1. El Interés por lo que hacemos

La organización debe promover espacios y tiempos para la formación y la innovación. Formación en lo que interesa a la empresa, y lo que interesa al trabajador. ¿De verdad inviertes en formación, o gastas tu crédito de la Fundación para la formación en el Empleo en café “descafeinado” para todos?

Permitir la innovación y la experimentación, y reconocer el mérito, reconocer y compartir el éxito, y reconocer el derecho al fracaso de la idea. En entornos VUCA las organizaciones que no innovan tendrán difícil el éxito empresarial, y muchas, su supervivencia.

  1. La Esperanza en superar las crisis

La empresa debe crear una cultura de “resiliencia organizacional”, esto es, que se aprenda de las dificultades y coyunturas negativas para planificar mejoras futuras. Esto permite no perder la calma necesaria para afrontar este tipo de situaciones, y la creencia basada en la experiencia en la superación de anteriores situaciones adversas, prepara a las personas y a la organización, para afrontar nuevas brechas con seguridad de éxito.

La propia Barbara Fredrickson, en su artículo El poder de los buenos sentimientos, indica que “Las emociones positivas fortalecen el cuerpo y el espíritu y nos preparan para las épocas de crisis, (…) hasta es posible adiestrar la mirada a través de la lente optimista”.

  1. El Orgullo por estar aquí

El orgullo de pertenencia está muy relacionado con el Employer Branding. La generación de valor social para todos los grupos de interés, entre otros, los accionistas, los empleados, la sociedad y los clientes. Si lo que hacemos de verdad genera este valor social, además del necesario valor económico, las personas sienten una mayor satisfacción hacia la organización. La implantación de planes de Responsabilidad Social Corporativa es vital para la generación de esta emoción.

Por otro lado, está la necesidad de dotar valor intrínseco a las tareas: cuando lo que haces tiene un valor reconocible, la satisfacción laboral aumenta. Todos los trabajadores deben conocer en qué medida contribuyen al negocio, cuál es el sentido de sus tareas. Se deben establecer políticas de comunicación en este sentido.

  1. La Diversión organizacional

Consiste en proporcionar un ambiente de trabajo distendido, sin etiqueta, con la lógica presión de los objetivos, pero en el que se promocione la diversión. Todo lo “fun” es “fun-tástico”.

Fernando Botella, socio fundador y CEO de Think&Action, consultora internacional especializada en desarrollo del talento y transformación en las organizaciones, formula la teoría de la “Fun Energy, enunciada como “una nueva perspectiva del liderazgo que parte del concepto de la diversión como catalizador de la concentración (flow) y de la creación (llevar a la acción)”.

Según esta teoría, se entiende por Felicidad “la conexión, identificación e implicación de los profesionales con la propia compañía y lo que en ella sucede; como un “estado de flujo”, en el que se dan cita la capacidad de concentración, la máxima energía y atención en lo que se está haciendo, el sentido de trascendencia, de estar haciendo algo que merece la pena, y el disfrute con lo que se está haciendo”.

Basta ya de entornos en los que cuando llega el líder, todos callan y se colocan los auriculares. Vamos a divertirnos en el trabajo.

  1. La Inspiración del líder

Los líderes, cualquiera que tenga personas a su cargo, deben ser modelos para los demás. La empresa debe establecer usos y normas razonables que sean aplicados para todos por igual.

La mejor forma de inspirar a las personas que están a nuestro lado es empezar por ser digno de admiración. ¿Cuántas veces has visto arbitrariedades basadas en relaciones personales, familiares, o por razón de la superior categoría del sujeto del que se trate?

  1. El asombroso Asombro

Es necesario sorprender a los trabajadores con novedades, mejoras, reinventando el orden de las relaciones empresa – empleados. El estudio Awe Expands People’s Perception of Time, Alters Decision Making, and Enhances Well-Being, llevado a cabo por psicólogos de la Universidad de Stanford y de la Universidad de Minnesota, define esta emoción básica como “uno de los instrumentos capaces de conectar directamente con el cerebro irracional”.

En los experimentos se evidenció que la sensación de asombro modificó la percepción de los sujetos estudiados haciendo que sintieran como si el tiempo se extendiera y cambiando aspectos de conducta de los mismos, haciéndolos más pacientes, menos materialistas y más dispuestos a ofrecer voluntariamente su tiempo para ayudar a otros.

¿Qué empresario no querría empleados más pacientes, menos materialistas y más dispuestos a ofrecer voluntariamente su tiempo para ayudar a otros?

  1. El Amor por la empresa

Según Javier Fernández Aguado, “el cariño del empleado por la empresa no se puede comprar, se merece”. Querer a la compañía, comprometerse con ella, el Talent Engagement del que ya he hablado en otro post.

Una empresa que nos hace sentir seguros y estimados, es aquella que se preocupa de generar todas estas emociones positivas anteriores: alegría, gratitud, serenidad, interés, esperanza, orgullo, diversión, inspiración y asombro

¿Quieres seguir perdiéndote en desempeños mediocres por no fomentar las emociones positivas en tu empresa?

…………………………………………………………………..

SOBRE EL AUTOR:

Soy Honorio Jorge. Colaboro en la mejora de tu Negocio a través de la Dirección de Personas. Estoy especializado en generar valor económico y social para las organizaciones, aplicando nuevas formas de Gestión de los Recursos Humanos, a través del modelado de la Cultura Corporativa, el Desarrollo del Talento, y procurando el Bienestar y la Felicidad Laboral.

Espero que te haya sido de utilidad la lectura de este post. Te invito a conectar en mis perfiles de redes sociales, ¡los lectores de Talentions.com siempre son bienvenidos!

Imagen relacionada Imagen relacionada Resultado de imagen de ICONO LINKEDIN

¡Viva la generosidad!, si quieres utilizar contenidos de Talentions.com, por favor, no olvides mencionar la referencia en tu texto, y enviarme un mail con el link. Me comprometo a ayudarte en su difusión.

Si has leído hasta aquí, ha llegado el momento de pedirte tu colaboración: te agradezco mucho que compartas con alegría este artículo en redes sociales. Por favor, utiliza los enlaces que tienes más abajo.

Y si te apetece, puedes dejar un comentario que, con mucho gusto, te contestaré personalmente. ¡Gracias por tu feedback!

[Post publicado originalmente en el Blog de los RRHH de MHP Servicios de Control]
Imagen: Pixabay.com